lunes, 2 de noviembre de 2015

Un buen padre


El desgarbado cadáver del asistente social descansa, al fin, dentro de la bañera. Esta vez ha sido más complicado; la anterior, una mujercita menuda, apenas opuso resistencia. Me aseguro de que el pestillo del baño está echado y miro con resignación la caja de herramientas. No sé por dónde empezar. Tengo que deshacerme de la inerte mole antes de las ocho para poder bañar a Nico, darle de cenar y acostarlo a las nueve y media. Más tarde idearé una nueva excusa para no devolverle el niño a mi exmujer. Nunca creí que fuera tan agotador ser un buen padre.




Microrrelato seleccionado para su publicación en el II Concurso internacional de microcuentos convocado por Ediciones con Talento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario