martes, 29 de diciembre de 2015

Un don especial


Aquel día volví al cielo exhausto. Tantas idas y venidas, en respuesta a las constantes llamadas de Mariela, me tenían agotado. Intenté explicarle en varias ocasiones que debía dejarme descansar, pero no me entendió. La última vez estrellé contra el suelo parte de la vajilla, apagué el televisor y encendí el equipo de música, pero ella como siempre se echó a llorar. Al final yo estaba en lo cierto porque nunca llegué a creerme ese don especial que ella decía tener.



Microrrelato seleccionado para su publicación en el I Concurso de microrrelatos "Queridos fantasmas" convocado por El Muro del Escritor.

martes, 17 de noviembre de 2015

Turno de noche

Mi relevo apareció puntual en el museo, como siempre. Le di los buenos días, pero pasó de largo sin contestar. No le di importancia, tal vez no hubiera dormido bien. Tampoco aquella había sido mi mejor noche. Antes de salir, y puesto que ya nadie me esperaba en casa, me entretuve unos minutos vagando frente a los cuadros de la última exposición. La luz que comenzaba a filtrarse por los ventanales los hacía parecer distintos, como con más vida. Por un momento me sentí seguro, sin miedo, y tuve la extraña sensación de que ya nada malo podría  pasarme. Entonces un espeluznante grito me sobresaltó.

Corrí hacia la sala contigua y al entrar vi a mi compañero en el suelo, abrazado a un cuerpo ensangrentado, que no me costó reconocer. El cadáver todavía sujetaba mi arma en la mano.

Microrrelato seleccionado para su publicación en el II Concurso de microrrelatos oscuros convocado por Ojos Verdes Ediciones.

lunes, 2 de noviembre de 2015

Un buen padre


El desgarbado cadáver del asistente social descansa, al fin, dentro de la bañera. Esta vez ha sido más complicado; la anterior, una mujercita menuda, apenas opuso resistencia. Me aseguro de que el pestillo del baño está echado y miro con resignación la caja de herramientas. No sé por dónde empezar. Tengo que deshacerme de la inerte mole antes de las ocho para poder bañar a Nico, darle de cenar y acostarlo a las nueve y media. Más tarde idearé una nueva excusa para no devolverle el niño a mi exmujer. Nunca creí que fuera tan agotador ser un buen padre.




Microrrelato seleccionado para su publicación en el II Concurso internacional de microcuentos convocado por Ediciones con Talento.

viernes, 30 de octubre de 2015

Uno más


Ordenaron colocarle una venda en los ojos y él se dejó hacer. “¡Pobres imbéciles!”, pensó Juan “el ciego”, al tiempo que el pelotón de fusilamiento avanzaba un paso al frente.


Microrrelato seleccionado para su publicación en el II Concurso internacional de microcuentos convocado por Ediciones con Talento.

Encuentros


Cada mañana a la misma hora subes al tren y tras sentarte dejas caer tu mirada sobre mí. No tardes mucho, me digo, pues apenas dispongo de unos  cuantos minutos al día para captar tu atención. Tu rostro serio y somnoliento, al principio, va revelando poco a poco cierto interés por mí. Advierto leves gestos de asombro e incluso, en algún momento, hasta me regalas una bella sonrisa. Pero el hechizo se rompe pronto, siempre con el anuncio de la próxima parada. Posas entonces el marcapáginas sobre mí y nos despedimos hasta el siguiente viaje de vuelta.



Microrrelato seleccionado para su publicación en el II Concurso internacional de microcuentos convocado por Ediciones con Talento.

Involución


El reloj avanza. Su cuerpo se repliega. Agotado, se tumba en la cama. Ya solo emite ininteligibles balbuceos. Advierte cómo su entrepierna se humedece sin mojar la cama y sus manos arrugadas descubren el pañal que lo envuelve. Su desgarrador llanto inunda la habitación. Nadie acude. Comprende entonces que la cuenta atrás ha comenzado. El anciano cierra los ojos y se deja llevar. Un único deseo: terminar tal y como todo comenzó, acurrucado en los brazos de su madre.


Microrrelato seleccionado para su publicación en el certamen "Reloj de sol" convocado por Letras como Espada.