lunes, 24 de julio de 2017

Resaca marina




El capitán no conseguía recordar nada de la noche anterior, tan solo el espantoso calor que todavía se empeñaba en continuar pegado a su piel. Se había despertado con la boca tan seca que bien podría haberse pasado todas esas horas mascando serrín. Aun así, cogió aire, cerró los ojos y sopló las velas, pero el barco no se movió. La maldita resaca le había dejado sin fuerzas y apenas podía pensar con claridad. Es cierto que sus excesos con la bebida nunca acababan bien –peleas con su tripulación, pérdidas de rumbo, cortes, fracturas y hasta un naufragio en alta mar–, pero esta vez había llegado demasiado lejos: por muchas vueltas que le diera no alcanzaba a entender cómo demonios había terminado encallado dentro de esa botella.


#UnMarDeHistorias

domingo, 4 de junio de 2017

Agotamiento extremo






Clara, mi mujer, vivía permanentemente cansada. Es por eso que, aquella tarde, al llegar a casa, no me extrañó encontrarla durmiendo en el sofá. Preparé la cena e intenté despertarla, pero lo único que obtuve fue una sarta de exabruptos que preferí ignorar.
            A partir de entonces hubo muchos otros intentos, si bien es cierto que, a medida que el tiempo pasaba, mis métodos tendían a ser más radicales: de las caricias, los susurros y las cosquillas, pasé a taparle la nariz, darle fuertes meneos o gritar hasta quedarme afónico. Nada la despertó.
Cuando la desesperación se convirtió en angustia, hice pasar por aquel sofá a varios médicos que, sin excepción, dictaminaron que se trataba de un caso de agotamiento extremo. Nada que una buena cura de sueño no pudiera remediar.
Tuve, poco a poco, que aprender a convivir con aquella nueva mujer, más silenciosa y menos divertida, pero no por eso quise renunciar a todos nuestros planes.
Los días pasan rápido. Demasiado. Cuatro años ya.
Ahora mi única esperanza es que no tarde mucho más tiempo en despertarse porque soy incapaz de decidirme por un nombre y el niño ya está a punto de empezar a andar.



Finalista en el concurso de microrrelatos "Un sofá es algo más que un sitio donde sentarse" convocado por Sofás Fama. 

miércoles, 31 de mayo de 2017

La noche de las librerías

Cada 11 de noviembre, a esa hora en la que las calles se empiezan a vaciar y las luces de los escaparates se apagan, el Principito aporrea la cubierta –una excelente edición en tapa dura– de Alicia. Ella, entonces, se asoma tímida entre las páginas y le deja entrar. 
Casi al mismo tiempo, el capitán Alatriste y Drácula se apresuran a continuar su partida de ajedrez. A su lado, Sherlock Holmes se lamenta de que tampoco este año ha conseguido dejar de fumar.
En un pasillo cercano, Hércules Poirot prosigue con su interrogatorio a un nervioso Christian Grey, que asegura haber extraviado una de sus sombras, mientras en la sección de clásicos se guarda un minuto de silencio por los descatalogados.
A la mañana siguiente, cuando la librería abre, ya no queda ni rastro de las letras, frases y párrafos que don Quijote ha tirado por el suelo, empeñado, un año más, en derribar la estantería de las novedades a lomos del dinosaurio de Monterroso.

Microrrelato seleccionado para ser leído en el taller radiofónico del CELARD. Puedes escucharlo aquí a partir del minuto 22.




martes, 23 de mayo de 2017

Imprevistos

A medida que pasaban las horas se iba poniendo más nervioso. Nunca pensó que todo aquello fuera a durar tanto tiempo, en su imaginación siempre había resultado más sencillo. Al principio el barrio estaba en calma, pero ahora podía escuchar todo el revuelo que se había formado en la calle. Y eso no ayudaba demasiado. Además, se había quedado sin tabaco. Preguntó si alguno de los que estaban ahí fumaba: ninguno. Él se sabía capaz de sobrellevar el hambre que sentía hacía ya un buen rato, pero estaba seguro de que no podría aguantar sin fumar. Así que decidió terminar con semejante agonía. Les ordenó levantarse del suelo, los acompañó hasta la salida y, uno a uno, los dejó marchar.

Una vez solo sacó su mechero y encendió una de las colillas que había ido tirando al suelo a lo largo del día. Tras darle dos caladas, abrió la puerta, tiró el arma sobre la acera y abandonó el banco con las manos en alto.



Microrrelato ganador en el IV Certamen de microcuentos Vallecas Calle del Libro en la modalidad "resto de España".